Mucha gente aboga que la principal ventaja y beneficio que aportaría adoptar Votación Electrónica en Chile sería aumentar la participación ciudadana en las elecciones a nivel nacional, la cual no superó el 50% en la última elección presidencial de 2013. Tomando como base que consideramos que la baja participación en las elecciones es un problema (lo cual, en lo personal, yo lo pondría en duda), revisemos porque considero que la votación electrónica no es la solución.

¿Por qué la ciudadanía no vota? Si es que la votación electrónica fuera la solución a la participación ciudadana, la respuesta a esta pregunta sería algo del estilo “porque la gente no le gusta rayar en una hoja de papel su preferencia”. Por supuesto que esto no es así. Ahora bien, si vemos que la votación electrónica por Internet es la solución (la cual por ningún motivo deberíamos adoptar), la respuesta sería “porque la gente prefiere más quedarse en la casa un día Domingo que ir al local de votación y ejercer su voto”. Si es que nos quedamos con la última respuesta, adoptar votación electrónica estaría atacando mal el problema. El problema principal es que la ciudadanía está tan desconectada del quehacer político, que no tiene como prioridad asistir a votar. Y lo peor de todo, es que la ciudadanía tiene razones de sobra para estar descontenta con la política. Por lo tanto, aunque la persona tenga que hacer literalmente nada para votar, de igual manera no estaría interesada, porque sabe que el voto en el sistema tal como está, no sirve para nada. La votación electrónica no solucionará la participación, ya que no ataca el problema de fondo, que es el desprestigio y desconexión que produce la política (y los políticos sobretodo) en el periodo entre elecciones. La ciudadanía necesita reales muestras de que su participación importa en el desarrollo del país: referendos revocatorios, plebiscitos periódicos sobre temas de contingencia nacional, posibilidad que el voto blanco tenga validez en una elección, entre otras tantas medidas son necesarias para que todos nosotros nos sintamos parte de las decisiones que se toman. Si es que esas medidas se llegaran a adoptar, la votación electrónica si podría ser tomada en cuenta, ya que agilizaría las distintas elecciones que se producirían varias veces por año. Tal como está la política, es imposible que la votación electrónica arregle algo.

Share: